lundi 11 août 2014

Estados Unidos imposibilitan la encuesta internacional sobre el MH17 y prohiben la ayuda humanitaria a los sitiados

Anteayer, viernes 8 de agosto, los Estados Unidos de América bloqueraon en el Consejo de Seguridad de la ONU el proyecto de resolución apuntando a recordar a Ucrania la resolución 2166 del 21 de julio que exigía un cese-el-fuego en la zona donde cayó el avión malayo el 17 de julio. Luego de haber violado este cese-el-fuego practicamente cada día desde su instauración, la junta en poder en Kiev lo levantó oficialmente el jueves 7 de agosto, en insolente violación de la resolución 2166, lo que por supuesto llevó a la partida inmediata de la comisión de encuesta de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y de la Organización de Aviación Civil Internacional. Este mismo 8 de agosto, el secretario general de la ONU Ban-Ki-Moon supo no obstante llamar al restablecimiento de un cese-el-fuego en Gaza pero omitió llamar al restablecimiento y respecto por Ucrania del cese-el-fuego decidido por el Consejo de Seguridad alrededor de los restos del vuelo MH17. La prensa occidental, tan apurada en acusar a Rusia de haber abatido el avión y tan discreta sobre los descubrimientos de la encuesta internacional, hace el silencio total sobre la oposición de Estados Unidos, en una instancia tan alta como la ONU, a la continuación de esta encuesta.
 
Es durante la misma sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad, el viernes 8, que Estados Unidos formalmente prohibieron a Rusia llevar hacia las ciudades sitiadas (Donetsk y Lugansk notablemente) la ayuda humanitaria que el Comité Internacional de la Cruz-Roja había pedido a cualquier país voluntario y aceptado de acompañar desde Rusia ya que era el único país listo a ayudar a los sitiados (y el único país a recibir y cuidar a los refugiados, los paises occidentales prefiriendo sostener la junta kieviana). Con las mismas palabras virulentes del ministro estadounidense John Kerry hacia su homólogo ruso Sergueï Lavrov, la embajadora Samantha Power avirtió a su homólogo Vitali Churkin que los Estados Unidos considerarían cualquier entrada de la ayuda humanitaria rusa, aún encaminada por la Cruz-Roja, como une invasión de Ucrania por Rusia.
 
Delenda Carthago.

Aucun commentaire:

ces mercenaires français rappelés du Levant

La presse française diffuse depuis quelques semaines une campagne de communication criminelle. La profusion et la simultanéité de la paru...